¿Cómo será más probable que mi público objetivo vuelva a mi web, me siga en las redes sociales o se suscriba a mi newsletter si lo que publico es siempre sobre mis productos y mi liderazgo en el mercado? A través de contenidos de calidad que harán que mi potencial cliente se acuerde de mi marca, me tenga simpatía y en su mente destaque sobre mi competencia.

Es por esta razón que, tenemos que evolucionar en las acciones de comunicación y marketing. El exceso de información, comercial o no, al que se ven sometidas las personas diariamente, también llamada «infoxicación» nos ha inmunizado en gran parte a la publicidad, tanto “on-line” como “off-line”; realmente, apenas le prestamos atención, y nos resulta poco creíble. Por ejemplo, en internet cada vez más personas utilizan bloqueadores de anuncios.

Pese a todo, las personas siguen viendo televisión, leyendo revistas y periódicos, consultando internet, leyendo blogs y siendo activos en las redes sociales con el objetivo normalmente de informarse o entretenerse. Por esto, buscan contenidos de calidad, que les aporten algo, que les ayuden, que les sean útiles, les emocione, o les divierta. Ahí es donde el marketing de contenidos ha encontrado su espacio.

Por otro lado, la tendencia es la personalización de los productos, de las experiencias, y por supuesto, de los contenidos. Queremos que las cosas se adapten a nuestros gustos y necesidades. Aquellos que resultan útiles o interesantes. Pero lo que es útil o interesante para una persona no tiene por qué serlo para otra. Por eso, la personalización de los contenidos es fundamental, para lograr esto, es imprescindible conocer a nuestro público objetivo más allá de unas variables socio-demográficas. Necesitamos determinar nuestro buyer persona.

Lo cierto es que el marketing de contenidos es una parte fundamental del inbound marketing. Este no tendría sentido sin los contenidos de calidad. Pero el inbound marketing es un paso más. El concepto de inbound marketing lo creó, en 2005, Brian Halligan, uno de los fundadores y CEO de HubSpot.

El marketing de contenidos suele centrarse en atraer a clientes potenciales y fidelizar a aquellos que ya son clientes. Por su parte, el inbound marketing acompaña al cliente durante todo el proceso de compra. Le ofrece contenidos valiosos, distintos, dependiendo, no solo de sus características personales, sino también de la fase del proceso de compra en la que se encuentre.

De esta forma, puedes ver como el marketing de contenidos hará que me interese por una marca que la siga en las redes sociales o que lea su revista o su blog. Es probable que tras ese proceso haya alguna compra o prueba de los productos. Pero inbound marketing aunque se basa en el marketing de contenidos también conlleva un conjunto de técnicas para traer tráfico a la web y sobre todo, automatiza las acciones de marketing. Busca conseguir leads, transformar esas visitas o tráfico que genera el marketing de contenidos en contactos para acompañarles a lo largo de todo el proceso de compra, que esta se lleve a cabo y que aumente la fidelización. Sin embargo, hay que ser consciente de los recursos humanos y económicos que esto requiere y si los tenemos.

En conclusión, sea por venta online o cuando vaya al supermercado, el marketing de contenidos junto al inbound marketing, hará que mi marca tenga más posibilidades de acabar en el carrito de la compra, que la competencia.

Esto se debe, no solo al contenido que generaremos el cual tendrá mucha más credibilidad que un contenido comercial, sino que esa credibilidad se asociará a nuestra marca, generará confianza y nos posicionará como expertos en los temas que compartimos, aumentará la interacción con nuestros públicos, estos serán más propensos a compartir o comentar contenidos que les parecen interesantes.

Esto aumentará también el alcance de nuestros contenidos junto con la mejora del posicionamiento, lo que crea más visitas a nuestra web y así se podrán en marcha todas las herramientas de inbound marketing que hemos preparado para analizar cómo interactúa nuestro potencial cliente con los servicios y productos de nuestra marca y seguir creando estrategias que los atraigan.

¿Te ha parecido útil este post?

Puntuación: 1 de 5.

Haz clic en una estrella para valorarlo

A %d blogueros les gusta esto: