La estrategia de negocios es un plan de acción a largo plazo para lograr un objetivo particular. Es muy importante tener en cuenta que «social media» no es una estrategia. Antes de realizar cualquier acción de «marketing» debemos entender hacia dónde se dirige nuestro negocio, saber dónde deseamos llegar y cómo esta acción de «marketing» nos acercará a esto.

Una conversación de negocios sobre el uso de «social media» no debería iniciar con los detalles puntuales de cada red social, pues esas son tácticas, sino que debería iniciar con nuestra estrategia de negocio y ver cómo podemos utilizar «social media» para ayudar a cumplir nuestro objetivo u objetivos puntuales. 

Existen cuatro opciones estratégicas cuando construimos un modelo de negocio

Esto es lo que necesitamos para poder medir el retorno a la inversión de «social media»: entender los objetivos generales antes de pensar las tácticas que nos acercarán a ellos. Teniendo esto en mente, sabremos qué redes sociales son más apropiadas para nuestro negocio y lo que deseamos lograr con cada publicación que realicemos. Estas opciones son: 

  • Penetración de mercado, vender nuestros productos existentes a clientes existentes.

  • Desarrollo de producto, crear nuevos productos para clientes existentes.

  • Desarrollo de mercado, expandir nuestros productos existentes a nuevos segmentos de mercado.

  • Diversificación, crear nuevos productos para nuevos segmentos de mercado.

Relación entre tu estrategia de negocios y Social Media

  • Las redes sociales pueden apoyar la estrategia de nuestro modelo de negocio de diferentes formas. Una de las formas más comunes es la generación de conocimiento de nuestros productos o servicios. Básicamente se publica contenido para dar a conocer los beneficios de nuestros productos y servicios, así como también cómo utilizarlos.

  • La investigación de mercado e investigación de competidores son también formas en las cuales las redes sociales pueden apoyar nuestra estrategia de negocio. Investigar a nuestros competidores en diferentes redes sociales puede darnos una muy buena idea de cuál es su estrategia general, cuáles son sus objetivos y cómo utilizan estos canales para intentar lograrlos. Indagar en los comentarios también nos permite obtener información muy valiosa que puede servirnos para mejorar nuestros productos y servicios. Entendiendo qué les gusta y qué no, podemos hacer nuestro negocio más atractivo. 

  • Prácticamente todas las redes sociales ofrecen una plataforma publicitaria que podemos utilizar para alcanzar directamente a nuestro público objetivo mediante publicaciones promocionadas y anuncios. Algunas plataformas publicitarias como Facebook Ads, LinkedIn Ads o Twitter Ads pueden ayudarnos a generar contactos de clientes potenciales o enviar tráfico a nuestro sitio web. De este modo, «social media» también nos ayuda a cumplir nuestros objetivos comerciales y de ventas.

Características y consejos para establecer un buen objetivo

Te invito a que fijes los objetivos de tu negocio teniendo en cuenta estas características y luego definas cómo el Social Media puede apoyarte a alcanzarlos.

  • En primer lugar, un buen objetivo es específico. Es decir, que debemos poder responder qué deseamos lograr con nuestros objetivos y cuál es su propósito, así como también quién es el responsable de cumplirlos y dónde se llevará a cabo. Un objetivo sin un claro propósito y sin un responsable es difícil de medir, ya que no sabremos si se está cumpliendo y tampoco quién es el responsable de hacer que dicho objetivo sea cumplido. 

  • En segundo lugar, el objetivo debe ser medible. Nuestros objetivos deben ser medibles de forma numérica para determinar si lo hemos logrado o no. Un objetivo no puede ser vender la mayor cantidad de nuestro producto o servicio, sino que debe estar expresado de forma numérica; por ejemplo, vender 100 unidades del producto A y 50 unidades del producto B. De este modo podremos saber si hemos cumplido o no con nuestro objetivo de forma precisa. Si lo hemos superado, también sabremos qué tanto hemos superado el objetivo original, o si no logramos, sabremos cuánto hubiésemos necesitado para cumplirlo. 

  • En tercer lugar, los objetivos deben ser alcanzables y realistas. Debemos buscar un equilibrio, ya que no deben ser muy fáciles de lograr, pero tampoco imposibles. Un objetivo muy fácil de lograr normalmente no será tan beneficioso para el negocio, y un objetivo imposible de lograr hará que tomemos decisiones equivocadas para intentar lograr algo que no es posible. Lo más probable es que nuestros objetivos vayan cambiando a lo largo del tiempo para hacerlos cada vez más realistas, pero al mismo tiempo deben representar un desafío. 

  • En cuarto lugar, deben ser relevantes. Es decir, que nuestros objetivos de marketing deben ser relevantes a la estrategia de nuestro modelo de negocio. Un objetivo que no ayuda a la estrategia general no es un objetivo útil, puesto que la idea de establecer objetivos es ayudar a la estrategia general. 

  • En quinto lugar, debe ser posible fijar un periodo de tiempo en el cual debemos cumplirlo. Por ejemplo, un objetivo podría ser «Este trimestre debemos vender 200 unidades de un determinado producto». De este modo, tenemos un plazo de tiempo en el cual debemos lograr dicho objetivo.

Recuerda que el social media puede apoyar la estrategia de tu modelo de negocio de diferentes modos: desde dar a conocer los productos o servicios hasta generar contactos de clientes potenciales y ventas.

¿Te ha parecido útil este contenido?

A %d blogueros les gusta esto: